LAS NIEVES, por Guriezo