COLLADO de OZALBA, por Quintanilla